Acuerdos en Negociación

En el marco de la Primera Reunión Binacional de Ministros Chile-Paraguay (30.9.2016) ambos países manifestaron en Acta, que en atención al grado de evolución del Acuerdo de Complementación Económica ACE N°35 Chile-Mercosur, ambas delegaciones coincidieron en la importancia de evaluar la incorporación de nuevas disciplinas comerciales con la posibilidad de negociar un Tratado de Libre Comercio Chile –Paraguay. 

En abril 2018 el ex Ministro de Relaciones Exteriores de Chile Sr. Roberto Ampuero visitó Paraguay y sostuvo una reunión con el Canciller Eladio Loizaga, donde ambas autoridades acordaron impulsar y avanzar en la amplia agenda bilateral.  

Durante  junio de 2019, con ocasión de la visita del Viceministro de Relaciones Exteriores del Paraguay, se acordó la celebración del II Consejo Conjunto de Economía y Comercio entre Chile y Paraguay, evento que tuvo lugar en Asunción, el 22 de octubre de 2019, oportunidad en que acordaron ampliar y profundizar sus relaciones económicas y comerciales, a través de la negociación de un Acuerdo de Libre Comercio, el cual incluirá nuevas materias, enfocadas en modernizar la relación bilateral ya existente, centrada particularmente en la liberalización arancelaria, incorporando de esta manera, disciplinas y estándares adicionales en materias de facilitación de comercio; aspectos regulatorios; comercio electrónico; y otras que coloquen la relación bilateral en un nivel más profundo de integración, consignándose en Acta el inicio de las Negociaciones de un nuevo Acuerdo Comercial entre ambos países durante el año 2020. 

En octubre del 2020, se iniciaron las Negociaciones del Acuerdo de Libre Comercio entre Chile y Paraguay la que se realizó de manera virtual. A la fecha sólo se han llevado a cabo dos reuniones. 

Ir a Cuarto Adjunto

La figura de Estado Asociado fue creada para expandir el modelo de integración de la Alianza del Pacífico (AP), acogiendo el interés de un primer grupo de Estados Observadores por tener una relación más profunda con los países miembros y en el contexto de las circunstancias generadas el año 2017 por la salida de EE.UU. del TPP.

Se definió como Estado Asociado a aquel país que tenga un acuerdo bilateral de altos estándares en materias económico-comerciales con los países de la AP como bloque (4+1). Al tratarse de un acuerdo bilateral, los derechos y obligaciones se aplicarán entre cada uno los países de la AP y el Estado Asociado.

El 30 de junio de 2017, durante la XII Cumbre de Presidentes de la AP realizada en Cali, Colombia, la Alianza del Pacífico anunció la decisión de iniciar negociaciones comerciales con los países Candidatos a Estado Asociado (CEAs), Australia, Canadá, Nueva Zelandia y Singapur. La negociación AP-CEAs incluyó 24 materias, tomando en consideración el acuerdo comercial de la AP, denominado Protocolo Adicional al Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico e incluye nueve materias nuevas que no están presentes en el acuerdo comercial de la AP: entrada temporal de personas de negocios, medio ambiente, laboral, propiedad intelectual, política de competencia y empresas comerciales del estado, defensa comercial, género y comercio, y pymes. Sin embargo, a fines de 2018 éstas se paralizaron por la falta de acuerdo al interior de la AP para resolver los temas más sensibles, especialmente reglas de origen y acceso a mercados. Las negociaciones se retomaron en septiembre de 2019, pero a partir de ese momento éstas se bilateralizaron completamente.

En agosto de 2020, la AP envío una nueva propuesta a los CEAs, la cual excluye de la cobertura del Acuerdo los servicios financieros, propiedad intelectual, medio ambiente y laboral, además de no aplicar en el capítulo de inversiones el mecanismo de solución de controversias inversionista/ Estado.

Australia y Singapur han demostrado su intención de cerrar las negociaciones. Así Singapur, ha anunciado su interés en terminar las mismas, destacando la importancia que este Acuerdo tiene para ellos en el marco de su integración en Latinoamérica. Por su parte, Australia ha mostrado su disposición a trabajar sobre la propuesta de la AP e indicó que acepta la exclusión de los capítulos de propiedad intelectual, medioambiente y laboral. Sin embargo, propuso la exclusión de la sección B por completo en el mecanismo de solución de controversias Inversionista-Estado (ISDS) y la búsqueda de una “solución creativa” que se acomode a los intereses de todas las partes en Servicios Financieros.

Con Nueva Zelanda se hicieron importantes avances en gran parte de los capítulos pendientes, sin embargo, este país se encuentra en el proceso de consultas internas sobre la propuesta de la AP, debido a sus elecciones generales del año pasado y a otras prioridades en la materia.

En tanto, Canadá ha realizado consultas técnicas en temas financieros, tema clave para este país, particularmente por la exclusión del capítulo de Servicios Financieros. Sin embargo, con Canadá el avance ha sido limitado debido, principalmente, a su insistencia de incluir las materias de su agenda progresista.

Por último, respecto de Corea del Sur y Ecuador, ambos países han reafirmado su interés de comenzar a negociar como CEAs de la Alianza del Pacífico. En ese marco, se ha llegado a acuerdo con ambos países en la aprobación de los Términos de Referencia para el comienzo de las negociaciones con la AP, las cuales se iniciarían una vez concluyan los procesos de negociación con Singapur, Canadá, Nueva Zelanda y Australia durante este año.  

Minuta sobre el estado de las Negociaciones de la Alianza del Pacifico con los Candidatos a Estados Asociados 

Ir a Cuarto Adjunto

La modernización del Tratado de Libre Comercio entre Chile y EFTA, se inició con la Primera Ronda de negociaciones llevada a cabo entre los días 25 y 27 de septiembre 2019. Esta modernización sigue la lógica de actualizar los acuerdos comerciales vigentes, tanto en aspectos normativos como en ampliar la liberalización de productos y servicios. En este caso, el TLC con EFTA es un acuerdo que ya lleva 15 años de vigencia, desde diciembre del año 2004. De esta manera, junto a la modernización de la UE, se busca tener una completa actualización del marco en que se desenvuelve nuestra relación comercial con el conjunto de Europa, que le permitiría a los exportadores e inversionistas nacionales disponer de la totalidad del mercado europeo, sobre la base de normas y disciplinas claras y estables, alineadas a los estándares internacionales actuales.

Durante la semana del 27 de abril de 2020, se realizó la segunda ronda de negociaciones a través de videoconferencia.

Ir a Cuarto Adjunto

Acerca del Acuerdo:

El Tratado de Libre Comercio (TLC) fue suscrito en Vladivostok, Rusia el 7 de septiembre de 2012 en el contexto de la Cumbre de Líderes de APEC, entrando en vigencia el 29 de noviembre de 2014.

Este Acuerdo constituye uno de los hitos más importantes de la relación bilateral entre Chile y Hong Kong, China.

El TLC es un acuerdo comprehensivo que regula materias comerciales tales como comercio de bienes, reglas de origen, procedimientos aduaneros, medidas sanitarias y fitosanitarias, obstáculos técnicos al comercio, compras públicas, defensa comercial, comercio de servicios, medio ambiente, entre otros.

Condiciones de Acceso al Mercado para los Productos Chilenos: Si bien Hong Kong es una economía sin aranceles, el Acuerdo permitió consolidar el statu quo, prohibiendo el establecimiento de aranceles futuros para exportadores chilenos. De esta manera, del universo arancelario, un 88% quedó con arancel cero y un 2,3% excluido.

Negociaciones para la Modernización del Comercio de Servicios:

En el contexto de la Primera Reunión de la Comisión Administradora del TLC, realizada en Hong Kong en septiembre de 2019, las Partes acordaron modernizar el listado de compromisos específicos en materia de servicios. Las negociaciones se están realizando a través de medios virtuales y se espera concluir las negociaciones a fines del presente año (2020).

Acerca del Acuerdo:

El Acuerdo de Alcance Parcial (AAP) fue suscrito en Nueva Delhi el 8 de marzo de 2006, entrando en vigencia el 17 de agosto de 2007.

Este Acuerdo constituyó el primer paso para fortalecer el intercambio comercial, científico y tecnológico con esta potencia mundial de más de 1.360 millones de habitantes.

Cabe destacar que Chile fue el primer país latinoamericano que individualmente logró firmar un Acuerdo Comercial con India.

Este socio asiático ha tomado cada vez más relevancia para el comercio chileno, debido a que en los últimos años India se ha convertido en un actor protagónico de la economía mundial, con un crecimiento dinámico y renovada estabilidad institucional, convirtiéndose en la tercera potencia económica de Asia y la quinta a nivel mundial.

Por lo mismo, luego de intensas negociaciones que se habían iniciado en 2009, en septiembre de 2016 se suscribió la decisión de Ampliación del Acuerdo de Alcance Parcial (AAAP), que entró en vigencia el 16 de mayo de 2017.

Condiciones de Acceso al Mercado para los Productos Chilenos: En lo que se refiere al número de productos, como resultado del proceso de profundización de 2017, Chile otorga preferencias arancelarias a 2.099 productos indios, mientras que India a 1.110 productos chilenos.

La ampliación acordada además de aumentar la cobertura del AAP en términos de líneas arancelarias, contempla márgenes de preferencia entre un 80% y 100%, superiores al acuerdo original.

Negociaciones para una nueva Ampliación del Acuerdo:

En el marco de la Misión Económica y Comercial a India, realizada a fines de agosto de 2019, el Subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, Sr. Rodrigo Yáñez, suscribió los Términos de Referencia para una nueva ampliación del Acuerdo Comercial con India. La negociación contempla la ampliación de preferencias arancelarias, aspectos regulatorios del comercio, y temas relativos a reglas de origen.

La primera Ronda de Negociaciones de esta Ampliación del Acuerdo de Alcance Parcial, se realizó en diciembre de 2019, en Nueva Delhi, India. Se espera que esta ampliación del Acuerdo permita

obtener nuevas preferencias arancelarias para las exportaciones chilenas, junto con ampliar las preferencias vigentes actuales. Además, se espera mejorar las disciplinas del Acuerdo, para facilitar el comercio bilateral.

Acerca del Acuerdo:

El Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Chile y Corea del Sur fue firmado en febrero de 2003, y entró en vigor el 1 de abril de 2004. Su cobertura es de carácter comprehensiva, en el sentido que incluye disciplinas de acceso a mercados y sus materias relacionadas, además de capítulos en materia de inversiones, comercio de servicios, telecomunicaciones, entrada temporal de personas de negocios, propiedad intelectual, entre otros.

Condiciones de Acceso al Mercado para los Productos Chilenos: El TLC estableció un conjunto de categorías de desgravación, con períodos que van desde la eliminación arancelaria inmediata desde su entrada en vigor, hasta un plazo máximo de 16 años, el cual se cumplió este año (2020).

Negociaciones para una la Modernización del TLC:

Durante la Cumbre de Líderes de APEC de 2016, Chile y Corea del Sur firmaron una declaración conjunta, manifestando la voluntad de ambas partes para iniciar negociaciones para la profundización del Tratado de Libre Comercio en vigor desde abril de 2004.

A la fecha se han realizado 3 rondas de negociación: noviembre de 2018, julio y octubre del 2019. En estas rondas han sesionado los grupos de trabajo en temas de acceso a mercados, facilitación del comercio, anticorrupción, propiedad intelectual, trabajo, medio ambiente, género y cooperación.

En el marco de la profundización del TLC, Chile ha expresado su interés en ampliar el acceso preferente de mercancías de origen chileno al mercado coreano, permitiendo la liberalización de los aranceles para productos de origen chileno, especialmente para los 463 listados como “productos DDA” (Doha Development Agenda), que mantienen condicionada su liberalización al término de la discusión sobre la Agenda de Doha. Este listado incluye productos agrícolas como carnes, lácteos, queso, miel, hortalizas, frutos de cáscara, algunas frutas, cereales, preparaciones alimenticias, jugos y extractos vegetales, entre otros.

Ir a Cuarto Adjunto

El Acuerdo de Asociación Económica Integral entre Chile e Indonesia (CEPA, por sus siglas en inglés), se firmó en diciembre de 2017 y entró en vigor el día 10 de agosto de 2019. En primera instancia, este acuerdo sólo comprende el comercio preferencial de bienes. 

El CEPA contiene una cláusula que refleja la intención de ambos países de iniciar una segunda fase de negociación para incorporar un capítulo sobre comercio transfronterizo de servicios. En este contexto, el 13 de agosto del año 2020, las autoridades de comercio de ambos países se comprometieron a iniciar las negociaciones en materia de servicios.

La apertura del mercado de servicios en Indonesia permitirá profundizar nuestra relación económica bilateral además de permitir un mayor flujo del comercio de servicios. 

Joint Statement

 

El 16 de noviembre 2017 en Bruselas, Chile y la UE lanzaron formalmente las negociaciones para modernizar el actual Acuerdo de Asociación entre ambas Partes. Ello fue posible ya que el día 13 de noviembre de 2018 la UE autorizó el Mandato para proceder al proceso de modernización con Chile. A la fecha se han realizado nueve rondas.

Ir a Cuarto Adjunto

Acuerdos Suscritos o Concluidos

* Acuerdos cuya negociación ya finalizó y que están a la espera de su firma o entrada en vigencia.

En el marco del primer encuentro oficial de S.E. el presidente Sebastián Piñera y el entonces presidente de Brasil, Sr. Michel Temer, efectuado el 27 de abril de 2018 en la ciudad de Brasilia, ambos mandatarios acordaron en una Declaración Conjunta, ampliar y profundizar las relaciones económicas y comerciales, a través de la negociación de un Acuerdo de Libre Comercio, el cual incluirá nuevas materias, enfocadas en modernizar la relación bilateral existente, la que ha estado regida por el Acuerdo de Complementación Económica ACE N°35, suscrito hace más de 20 años.

Después de cuatro rondas de negociación, efectuadas entre los meses de junio y octubre del año 2018, alternadamente entre Santiago de Chile y Brasilia, se logró un Acuerdo de Libre Comercio entre Chile y Brasil, el que tiene como propósito ampliar y profundizar los instrumentos jurídicos vigentes en materias como Inversiones, perfeccionando asimismo las normas técnicas, Sanitarias y Fitosanitarias. En particular, el acuerdo consta de 24 capítulos, incluyendo nuevas disciplinas, tales como: Telecomunicaciones, Comercio Electrónico, Comercio Transfronterizo de Servicios, Medio Ambiente, Laboral, Género, MPyMES, Cooperación Económica Comercial, Obstáculos Técnicos al Comercio, Política de Competencia, Facilitación del Comercio, Buenas Prácticas Regulatorias, Entrada Temporal de Personas de Negocios y, por primera vez en un ALC, se incorporó un capítulo de Cadenas Regionales y Globales de Valor, constituyéndose en un marco regulatorio moderno y que cumple con las expectativas y estándares de las actuales negociaciones internacionales.

En materia de Telecomunicaciones, una de las mayores innovaciones de este ALC es haber acordado que transcurrido 1 año desde la vigencia del ALC, los proveedores de telefonía móvil deberán eliminar los cobros por roaming. Adicionalmente, uno de los capítulos que será de gran impacto para las PYMEs es el de Comercio Electrónico, el cual promoverá este tipo de intercambio comercial, a través de disposiciones que buscan facilitar el comercio por esta vía, entre otros beneficios.

Asimismo, con el propósito de dar una mayor solidez e integralidad, se incorporó al ALC el Acuerdo de Cooperación y Facilitación de Inversiones suscrito el año 2016, así como su Protocolo de Inversiones en Instituciones Financieras (suscrito el año 2018), por ambos países. Lo mismo se realizó con el Acuerdo de Compras Públicas, suscrito en abril de 2018 entre Chile y Brasil. Este último capítulo otorgará, entre otros beneficios, la posibilidad de que proveedores chilenos, de bienes o servicios, puedan participar en las licitaciones públicas de Brasil en condiciones de igualdad respecto a proveedores locales. Cabe mencionar que el mercado de compras públicas de Brasil representa entre un 10% y 15% de su PIB (Fuente: Ministerio de Planeamiento de Brasil).

El acuerdo fue suscrito por ambos Cancilleres, en presencia de ambos Presidentes, el 21 de noviembre de 2018, en Santiago de Chile.

Para su entrada en vigor, el acuerdo debe ser aprobado por los respectivos Congresos Nacionales. El Mensaje Presidencial, que contiene el Acuerdo de Libre Comercio Chile – Brasil (ALC) ingresó el 14 de enero de 2020 al Congreso Nacional chileno, para su primer trámite legislativo, que corresponde a la revisión y aprobación por parte de la Cámara de Diputados. Fue examinado por la Comisión de Relaciones Exteriores y por la Comisión de Agricultura; Silvicultura y Desarrollo Rural, de la señalada Cámara. El 6 de mayo 2020 pasó a votación en Sala de la Cámara de Diputados, siendo aprobado por 92 votos a favor, 44 en contra y 11 abstenciones. En relación con el trámite legislativo en el Senado, el ALC fue ratificado por la Sala el 11 de agosto de 2020, por 23 votos a favor, 5 abstenciones y 2 en contra, con lo cual finalizó su tramitación legislativa. Una vez que concluya la tramitación en el Congreso brasileño, podrá ser promulgado para su entrada en vigor.

Cuarto Adjunto

En marzo 2017, en el marco del Diálogo de Alto Nivel celebrado en Viña del Mar, las partes del TPP – tras la salida de Estados Unidos – se reunieron a evaluar las alternativas para rescatar el acuerdo para los 11 países restantes.

En noviembre de 2017, los 11 países acordaron los principios básicos del nuevo tratado. Este acuerdo incluye un listado de disposiciones del TPP original que quedan suspendidas o sin aplicación entre los 11 países y establece la incorporación por referencia de todo el contenido del TPP original. En este contexto, se acordó también un nuevo nombre para el acuerdo: “Comprehensive and Progressive Agreement for the Transpacific Partnership (CPTPP)”.

El día 8 de marzo de 2018, en Santiago, los once países suscribieron el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP).

El CPTPP entró en vigor el día 30 de diciembre de 2018 para México, Japón, Singapur, Nueva Zelandia, Australia y Canadá. Posteriormente, el Tratado entró en vigor para Vietnam el 14 de enero de 2019.

En el caso de Chile, el CPTPP se encuentra en el Segundo Trámite Constitucional ante el Senado, encontrándose en la tabla para su eventual votación en Sala.

Las negociaciones del Acuerdo de Integración Comercial, entre Chile y Ecuador para profundizar el Acuerdo de Complementación Económica ACE N°65 (vigente desde enero de 2010), se iniciaron en junio del año 2019 y finalizaron en febrero de 2020. El Acuerdo fue suscrito el 13 de agosto de 2020, en presencia del Presidente de la República, Sr. Sebastián Piñera y del Jefe de Estado ecuatoriano, Sr. Lenin Moreno.

El Acuerdo de Integración Comercial contiene 24 Capítulos, entre los que se encuentran: Acceso a Mercados; Reglas de origen; Facilitación del Comercio; Defensa Comercial; Buenas Prácticas Regulatorias; Medias Sanitarias y Fitosanitarias; Obstáculos Técnicos al Comercio; Comercio de Servicios; Comercio Electrónico; Telecomunicaciones; Compras Públicas; Política de Competencia; Mipymes; Cadenas Regionales y Cadenas Globales de Valor; Comercio y Asuntos Laborales; Comercio y Medioambiente; Comercio y Género; y Cooperación Económica y Comercial.

En materia de Acceso a Mercado, las Partes redujeron a un mínimo la lista de productos completamente exceptuados de los beneficios arancelarios del ACE 65. Para Chile se abren algunas oportunidades en el mercado ecuatoriano, en ciertos casos a través de cuotas, para productos que antes no gozaban de preferencias arancelarias, entre ellos, del sector agrícola y agroindustrial como determinados tipos de carnes de aves, cerdos y bovinos, quesos, semillas y aceites vegetales, y para todos los productos industriales que se mantenían en excepción. Una vez en vigor, el 99,3% del total de los productos gozarán de algún tipo de tratamiento preferencial.

Con respecto al Capítulo de Servicios, se estableció un marco jurídico, sobre el tratamiento que se les dará a los exportadores de servicios de ambos países, asegurando un trato no menos favorable que el que se otorga a sus proveedores nacionales, con igualdad de condiciones que los proveedores locales.

Sobre las medidas en materia de Comercio Electrónico, se espera que éstas tengan su mayor impacto en las Mipymes. Asimismo, se incorpora un capítulo específico sobre Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, el cual tiene un enfoque que es transversal en todo el Acuerdo.

En materia de Compras Públicas se promueve la participación de proveedores chilenos de bienes y servicios, en licitaciones públicas que se realicen en Ecuador, con condiciones igualitarias respecto de empresas ecuatorianas.

Para la entrada en vigor del Acuerdo de Integración Comercial, ambos países deberán notificar a la ALADI que han cumplido los requisitos establecidos en sus legislaciones con este fin. En el caso de Chile, el requisito es la aprobación por parte del Congreso Nacional. El Acuerdo finalmente entrará en vigor 90 días después que la ALADI informe haber recibido las notificaciones de ambos países.

Capítulos del acuerdo

El Acuerdo de Asociación de Economía Digital (DEPA, por su sigla en inglés) nació del interés común de Chile, Nueva Zelanda y Singapur por aprovechar el potencial de la Economía Digital para beneficiar a las economías más pequeñas y proporcionar más oportunidades para incluir a más personas y MIPYMES en la economía global.

El objetivo principal de este acuerdo es establecer ciertas reglas básicas para promover a nuestros países como plataformas para la economía digital. Esto significa tener un marco amigable para las empresas, donde pueden exportar sus servicios y productos digitales, pero también explorar materias nuevas en el contexto tecnológico que sirvan a la sociedad en general por medio del desarrollo económico inclusivo.

Las Partes han considerado todos los aspectos de la economía digital y el comercio en la era digital. Por medio del DEPA se crean reglas internacionales sólidas, transparentes e interoperables y se incluyen las mejores prácticas para proporcionar una mayor certeza a las personas, las empresas y los consumidores, al tiempo de respaldar y promover un comercio digital inclusivo y sostenible.

Al mismo tiempo, el DEPA apoya la existencia de una Internet abierta, global y no discriminatoria que actúa como un catalizador para la creatividad y la innovación. El acuerdo garantiza a la vez un entorno en línea seguro y abierto para todos, y protege y preservar nuestra capacidad de regulación para hacer frente a legítimos intereses de política pública.

En este contexto, el acuerdo incluye disciplinas que son los pilares fundamentales de una política comercial digital moderna: a) Libre flujo de datos, b) No discriminación de productos digitales y c) No imposición de localización forzada para equipos informáticos.

Entre los problemas que abordará el DEPA se encuentran:

  • Iniciativas de algunos países para desviarse de la naturaleza global, abierta y no discriminatoria de Internet, que es el resultado de su diseño técnico. Esta desviación fragmenta los mercados y levanta barreras para el libre flujo de datos, que es la forma en cómo funciona Internet, e introduce distorsiones en la economía digital global.
  • El crecimiento de las plataformas en línea ha llevado a la venta de paquetes más pequeños a través de las fronteras internacionales. Los procedimientos fronterizos no creados para este comercio de alto volumen y menor valor pueden ralentizarlo o detenerlo por completo.
  • Las leyes nacionales sobre estos temas restringen en gran medida el movimiento transfronterizo y el almacenamiento de muchos tipos de datos, los cuales son necesarios para el comercio digital y para que funcione la economía digital.
  • Los países están lidiando con cómo proteger la privacidad y la seguridad de una manera que no evite innecesariamente el movimiento de datos.
  • Facilitar la aplicación de las leyes de protección al consumidor.
  • Mejorar los procesos tendientes a verificar la legitimidad de una parte en un negocio internacional.
Ver más