Perspectivas Económicas de la OCDE: Proyecciones de crecimiento para Chile y el mundo

01/06/2021

Durante esta mañana se realizó el seminario de la OCDE “Perspectivas Económicas de la OCDE: Conferencia de Prensa y Panel de discusión”, que tuvo por objetivo conmemorar el lanzamiento de la principal herramienta de la Organización para el análisis de las tendencias y perspectivas económicas mundiales para los próximos dos años, “OECD Economic Outlook 2021”. Para ello, se presentaron sus principales conclusiones y se realizó un debate con destacados panelistas, que incluyó al Presidente del Banco Central de Chile, sr. Mario Marcel.

En términos generales, las conclusiones del estudio macroeconómico de la OCDE prevén que el PIB mundial aumente en un 5,8% en 2021 y cerca de un 4,5% para 2022, concluyendo que la economía global ha vuelto a niveles de actividad prepandémicos, no obstante, las proyecciones para fines de 2022 aún se encuentran por debajo de lo que se esperaba antes de la crisis. Asimismo, prevé que algunas economías de mercados emergentes, incluida India, pueden mantener grandes déficits en el PIB, en relación con sus expectativas prepandémicas, proyectándose que crezcan a tasas sólidas sólo una vez que el impacto del virus se desvanezca, no obstante, se beneficiarán de una mayor demanda de las economías avanzadas, lo que compensaría en parte las condiciones financieras más estrictas generadas por la crisis económica.

Respecto de Chile, el estudio expresa que las autoridades nacionales respondieron a la crisis con medidas fiscales, monetarias y financieras sin precedentes. Por una parte, un rápido programa de vacunación y mejores perspectivas mundiales están impulsando una fuerte recuperación del país, previéndose que el crecimiento alcance 6,7% en 2021 y 3,5% en 2022. Agregando que, la inversión recuperará impulso lentamente gracias al aumento de los precios del cobre, la inversión pública y condiciones de financiamiento favorables. Por su parte, la inflación se recuperará temporalmente, impulsada principalmente por los precios de la energía y las limitaciones de suministro, y convergerá al objetivo del 3% a finales de este año, en tanto que la creación de empleo formal se recuperará gradualmente, respaldada por los subsidios a la contratación.

Por otra parte, la política monetaria y fiscal está brindando un amplio respaldo, lo que fue posible gracias a una gestión fiscal prudente durante los años anteriores. A ello se suma que, la respuesta fiscal plurianual asciende al 13% del PIB (2020 y 2021), apoyando la salud, los trabajadores, los hogares y las empresas. El gobierno ha reforzado recientemente las medidas de ayuda por la pandemia, como lo son: las transferencias de efectivo para los hogares vulnerables, el plan de retención del empleo, los subsidios a la contratación y las medidas de garantía pública para ayudar a las PYMEs.

Finalmente, expresa que se debe continuar con la agenda de reformas para prevenir un aumento de la desigualdad y fortalecer la resiliencia económica y el crecimiento, situación por la que reforzar los beneficios y ahorros de las pensiones, junto con la participación laboral femenina potenciarán la inclusión, mientras que el fortalecimiento del sistema de aprendizaje permanente y las políticas activas del mercado de trabajo promoverán la recuperación del empleo y permitirán una reasignación de recursos más rápida, donde el fomento a la inversión en educación de alta calidad, infraestructura digital y al transporte permitirán impulsar el crecimiento.

Sala de Prensa