En qué consisten los temas laborales en un acuerdo comercial

La liberalización del comercio se realiza con la finalidad de ampliar las oportunidades de mercados y de rebajar al máximo los costos de transacción. De esta forma se procuran mayores exportaciones, estimulando la producción nacional y la calidad de bienes y servicios, lo que aumenta el empleo en cantidad y calidad. Las cláusulas laborales en un acuerdo comercial, tienen el valor de reconocer la importancia del respeto por los derechos laborales fundamentales, así como de promover que las leyes laborales de cada país consideren estos derechos laborales fundamentales. De esta forma se promueve que la competencia internacional vaya de la mano con la mejoría del trabajo decente.

Trabajo y Acuerdos comerciales

Los acuerdos comerciales incluyen, además de las materias tradicionales como la rebaja o eliminación de aranceles, el tratamiento de reglas, entre las cuales se encuentran las materias laborales. El valor de estas reglas está en el acuerdo de las Partes de reconocer y respetar los derechos laborales fundamentales y hacer cumplir su propia legislación laboral. Las cláusulas laborales adoptan diferentes formatos, dependiendo del acuerdo comercial. De este modo encontramos capítulos laborales, acuerdos de cooperación laboral, memorándums de entendimiento y disposiciones laborales en capítulos de cooperación.

 

Acuerdos Comerciales y Asuntos Laborales

La decisión de incorporar estas materias en los acuerdos comerciales se adoptó por primera vez por Chile durante la negociación del Tratado de Libre Comercio con Canadá. Dicho tratado suscrito entre Chile y Canadá el 05 de diciembre de 1996, fue un hito en este aspecto. A partir de entonces, nuestro país ha sido consistente en el tiempo; mostrando un especial interés por incorporar estas materias.
No. Existe un número importante de tratados que cuenta con normas de carácter laboral; sin embargo, no todos ellos consideran esta materia. No obstante, Chile propone cláusulas laborales a todos sus socios comerciales.
En estos acuerdos hay compromiso de respetar todos y cada uno de aquellos derechos laborales fundamentales incluidos en los respectivos Convenios de la OIT. Ratificados por Chile. Entre ellos se cuentan, la libertad sindical, la negociación colectiva, el derecho de huelga, así como la abolición del trabajo infantil y del trabajo forzoso u obligatorio y la no discriminación. Hay compromiso asimismo con condiciones laborales mínimas sobre seguridad y salud en el trabajo, ingresos mínimos, y horas de trabajo. La Declaración relativa a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo de la OIT, de 1998, ha sido citada por Chile en muchos de sus acuerdos, y con ello los derechos que ella contiene. Asimismo, como forma de afianzar las relaciones, aparte de cumplir con los compromisos acordados, Chile y sus socios comerciales habitualmente establecen actividades de cooperación que se implementan por medio de seminarios, talleres técnicos, conferencias públicas, publicaciones y visitas a terreno; a través de ellas se intercambian buenas prácticas y conocimientos relevantes en materias laborales de interés común.
La normas laborales contenidas en los acuerdos comerciales no son foráneas sino que de derecho interno y con reconocimiento internacional. En ese sentido, nuestro país se obliga a hacer cumplir su propia legislación laboral interna y, la referida, principalmente, a los siguientes derechos internacionalmente reconocidos: (a) el derecho de asociación; (b) el derecho de organizarse y negociar colectivamente; (c) la prohibición del uso de cualquier forma de trabajo forzoso u obligatorio; (d) una edad mínima para el empleo de niños, y la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil; (e) la eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación.
Si bien depende de cada Acuerdo; en general existe un Comité o Consejo Laboral, así como las Comisiones de Libre Comercio que tienen a su cargo la supervisión del trabajo de los distintos Comités creados en estos Acuerdos. Asimismo, la mayoría de los Acuerdos, contempla Puntos de Contacto en materia laboral, que sirven para facilitar la comunicación y coordinación entre las Partes, haciendo más fluida y dinámica la relación.

¿Qué es un Plan Nacional de Derechos Humanos y Empresas (PAN)?

Es una estrategia política en constante evolución elaborada por el Estado para proteger los impactos negativos en los derechos humanos generados por las empresas en conformidad con los Principios Rectores de Naciones Unidas.

En materia de derechos humanos y empresas, un Plan de Acción Nacional se define como una estrategia política en constante evolución elaborada por el Estado para proteger los impactos negativos en los derechos humanos generados por las empresas en conformidad con los Principios Rectores de Naciones Unidas.

¿Buscas más información sobre países que han desarrollado Planes Nacionales de DDHH y Empresas y los que están en proceso? ingresa aquí.

 

Primer Plan Nacional de Derechos Humanos y Empresas de Chile

El primer PAN fue lanzado oficialmente el día 21 de agosto del 2017. El objetivo de esta iniciativa es fortalecer la protección de los derechos humanos por parte del Estado de Chile en relación con la actuación de las empresas, entendiendo esto como base fundamental del desarrollo sostenible.

El Plan busca implementar a nivel nacional los tres principios rectores sobre Derechos Humanos y Empresas: El deber del Estado de proteger a sus ciudadanos frente a los abusos de derechos humanos por parte de terceros, incluidas las empresas; la obligación de las empresas de respetar los derechos humanos; y la necesidad de mejorar el acceso de las víctimas de abusos a sus derechos a reparación efectiva (deber de Estado y empresa).

El Plan se estructura en base a los tres pilares de los Principios Rectores, y dentro de cada pilar se establecieron ejes de acuerdo a los temas que surgieron en los diálogos previos a su elaboración. Así, el Plan está compuesto por 159 compromisos concretos de 17 instituciones públicas y otros actores y entre sus características fundamentales es que constituye una co-construcción en base a compromisos adoptados por diversas instituciones.

Muchas de las iniciativas del Plan de Acción buscan generar documentos, espacios de diálogo y capacitación a actores que permitan continuar avanzando progresivamente en el tema derechos humanos y empresas en Chile. Sin embargo, su mayor importancia radica en la convergencia de voluntades de diferentes instituciones públicas para implementar el tema, desde sus diferentes ámbitos de acción.

En la misma línea, busca generar un nexo entre la agenda de derechos humanos y empresas y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los Objetivos de Desarrollo Sostenible que ésta contiene, considerando la convergencia de ambas y el importante rol que tiene el sector empresarial en este escenario.

Las medidas con que DIRECON se comprometió en el primer PAN serán objeto de la próxima entrega informativa  por este medio.

Si quiere conocer en detalle el primer PAN de Chile visite este link. 

Publicaciones Relacionadas

Noticias

Contáctanos

Si tienes dudas acerca de este u otros temas de la SUBREI, comunícate con nosotros enviándonos tus consultas, reclamos o sugerencias.

Escríbenos aquí