3° Cápsula Derechos Humanos & Empresas: Cadenas Globales de Valor

14/10/2020

¿Qué son las cadenas globales de valor?

Las cadenas globales de valor (CGV) son una de las características distintivas del comercio mundial en los últimos 30 años, llegando a representar el 80% del comercio internacional (UNCTAD). Las CGV surgieron a fines de los años 80, cuando las empresas multinacionales comenzaron a desagregar los procesos productivos en otras empresas ubicadas en otros países, con el objetivo de disminuir sus costos. Este gran avance hacia la globalización de los procesos productivos fue consecuencia de los menores costos del transporte internacional, la negociación de diversos acuerdos comerciales que favorecieron el intercambio de bienes y servicios y el gran desarrollo de las tecnologías de la información y comunicación (TIC). De este modo, la CGV de un bien es la secuencia de las tareas y actividades que una empresa realiza para diseñar, producir y vender sus productos y en cada una de estas etapas de agrega valor al producto. Tal como se indicaba anteriormente, estas tareas o segmentos de la producción en las CGV se caracterizan por realizarse en diversas empresas localizadas en diferentes países.


Breve introducción de los derechos humanos y las cadenas globales de valor

Como se señaló las CGV buscan generar ventajas competitivas para las empresas y son útiles herramientas de análisis que describen las cinco actividades primarias que usualmente llevan las empresas, estas son: logística de entrada, operaciones, logística de salida, marketing y ventas/servicio.

Luego, se encuentran las actividades de apoyo, estas son transversales a las actividades primarias, y su función principal es proporcionar los insumos necesarios para que las actividades primarias se lleven a cabo correctamente. Estas actividades son: infraestructura, gestión de recursos humanos, desarrollo tecnológico y aprovisionamiento.

Los derechos humanos vienen a jugar un papel importante en tres fases de la CGV: antes, durante y después. Antes de la CGV, se encuentran los eslabones de éstas en las industrias que proveen los insumos de materias primas. Al introducir los derechos humanos como eje principal de una compañía, se entiende que es importante conocer que las industrias que proveen materias primas a su vez apliquen los derechos humanos tanto en sus compañías, como en las comunidades donde operan.

Los derechos humanos son importantes a su vez, aplicándolo en la industria propia como tal (durante), y después, entendiendo que aquello que produce una compañía genera un impacto acorde con los derechos humanos en la sociedad donde se encuentra.


Responsabilidad de las empresas multinacionales en la introducción de derechos humanos en cadenas de valor

Las obligaciones de las multinacionales con respecto a sus CGV vienen dadas por los derechos humanos propiamente tales y su deber de respetarlos en todo momento y sin excepción. Ellas no vienen propiamente en un conjunto uniforme de reglas, sino más bien por una serie de directrices o guías a nivel bilateral y multilateral. Los instrumentos multilaterales que ofrecen directrices generales para las responsabilidades sociales de las multinacionales están formados, entre otros, por las Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales, que son recomendaciones dirigidas por los gobiernos a las empresas multinacionales y enuncian principios y normas voluntarias para una conducta empresarial responsable compatible con las

legislaciones aplicables. En su última actualización en el año 2011, incorpora el capítulo de derechos humanos como parte de las dimensiones de responsabilidad de las empresas, cubriendo así los principales ámbitos de sostenibilidad y ética del quehacer empresarial. En el mismo año son adoptados los Principios Rectores de la ONU sobre los Derechos Humanos y las Empresas, lográndose con ello coherencia política entre los estándares internacionales en la materia.

Otras directrices son:

  • La Convención Anti-soborno de la OCDE, la cual proporciona las directrices específicas contra las prácticas delictivas.
  • La Global Compact de Naciones Unidas (ONU).
  • Declaración tripartita de principios sobre las empresas multinacionales y la política social (Declaración EMN).
  • La Declaración de Río sobre el medio ambiente y el desarrollo.
  • La Convención anticorrupción de la ONU.
  • La norma ISO 26000.


Los derechos humanos y las cadenas de valor en América Latina (LA)

Las empresas que operan en LA deben tomar medidas más enérgicas para garantizar que sus cadenas de suministro estén libres de violaciones de derechos humanos y, en esta tarea la sociedad civil tiene mucho también que aportar y hacer las veces de caja de resonancia de las eventuales infracciones o violaciones a los derechos humanos de las que tengan conocimiento en la actividad empresarial.

Muchas de las empresas operativas en LA no tienen mecanismos para rastrear el origen de las materias primas, bienes y servicios que utilizan en sus actividades productivas, y tampoco evalúan en forma suficiente los riesgos para los derechos humanos. Asimismo, la mayoría de las empresas tampoco emiten informes públicos exhaustivos sobre sus acciones en materia de abastecimiento responsable, ni publican los nombres de sus proveedores.

Conforme a los Principios Rectores de la ONU sobre las Empresas y los Derechos Humanos, las empresas deberían establecer protecciones conocidas como “debida diligencia en materia de derechos humanos”, un proceso orientado a identificar, prevenir, abordar y explicar su impacto sobre los derechos humanos a lo largo de sus cadenas de suministro.

Como consecuencia de lo expresado, cada empresa debe estar comprometida en hacer que sus CGV sean socialmente responsables y brindar información sobre el mapeo de proveedores, los desafíos y las oportunidades para desarrollar estrategias de compra más sostenibles y los pasos

tomados para combatir los problemas de derechos humanos en las CGV (ej: la esclavitud moderna, el trabajo infantil y el incumplimiento de las normativas de empleo).

Sala de Prensa