Inicio >   >  CER-Directrices-OCDE

CER, Conducta Empresarial Responsable

Para presentar una solicitud de instancia específica, el Punto Nacional de Contacto cuenta con distintas vías de ingreso. Para más información, ingresar en “Solicitud de instancia específica”.

Las circunstancias actuales generadas por el Covid-19 han impactado la labor del Punto Nacional de Contacto. Lo anterior podría generar demoras y adaptaciones en la ejecución de los procesos. En caso de dudas, por favor tomar contacto a través del correo electrónico pnc@subrei.gob.cl, el cual esperamos responder a la brevedad.

Solicitud de instancia específica

Líneas Directrices de la OCDE

Las Líneas Directrices de la OCDE constituyen un mecanismo internacional único de responsabilidad corporativa, que cuenta con apoyo gubernamental y está dirigido a fomentar una conducta empresarial responsable en todo el mundo. Definen normas de conducta desde el punto de vista social y medioambiental y prescriben procedimientos para la resolución de conflictos entre empresas y las comunidades o individuos afectados negativamente por actividades empresariales.

En el documento denominado “Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales” del año 2011, se establecen las recomendaciones para una conducta empresarial responsable en el contexto global, enumerando las directrices para todos los ámbitos cubiertos por este instrumento. Del mismo modo, se explican los procedimientos para la implementación de las Líneas Directrices, tales como las funciones, procesos y principios de los Puntos Nacionales de Contacto.

Descargar Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales

Español Inglés Francés

Los ámbitos abordados por las Líneas Directrices para sus recomendaciones se observan en los siguientes capítulos:

  • I. Conceptos y principios

    El primer capítulo de las Líneas Directrices establece conceptos y principios que ponen en contexto todas las recomendaciones de los capítulos siguientes. Estos conceptos y principios (por ejemplo, acatar la legislación nacional como la primera obligación de las empresas) son la columna vertebral de las Líneas Directrices y subrayan las ideas fundamentales detrás de las mismas.

  • II. Políticas generales

    Este capítulo es el primero que contiene recomendaciones específicas dirigidas a las empresas en forma de políticas generales, las cuales fijan el tono y establecen un marco de principios comunes para los siguientes capítulos. Incluye disposiciones importantes como la implementación de la debida diligencia, el tratamiento de los impactos negativos, la participación de las partes interesadas y otros.

  • III. Divulgación de información

    Una información clara y completa sobre la empresa es importante para los distintos usuarios. Este capítulo insta a las empresas a que sean transparentes en sus actividades y respondan a las demandas públicas, cada vez más sofisticadas, de información.

  • IV. Derechos humanos

    Las empresas pueden tener un impacto en prácticamente todo el espectro de los derechos humanos internacionalmente reconocidos. Por ende, es importante que cumplan con sus obligaciones. Este nuevo capítulo de las Líneas Directrices se basa y se ajusta al Marco “Proteger, Respetar y Remediar” de las Naciones Unidas y a los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos que hacen operativo ese marco.

  • V. Empleo y relaciones laborales

    La OIT es el órgano competente para establecer y tratar las normas laborales internacionales y para promover los derechos fundamentales en el trabajo, tal como se reconocen en la Declaración de la OIT de 1998 relativa a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo. Este capítulo se centra en el papel que desempeñan las Líneas Directrices en promover la observancia entre las EMN de las normas internacionales del trabajo elaboradas por la OIT

  • VI. Medio ambiente

    El capítulo sobre medio ambiente proporciona un conjunto de recomendaciones para que las EMN mejoren su desempeño ambiental y que maximicen su aporte a la protección del medio ambiente, a través de una mejor gestión interna y una mejor planificación. Refleja ampliamente los principios y objetivos contenidos en la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, así como en la Agenda 21.

  • VII. Lucha contra la corrupción, las peticiones de soborno y otras formas de extorsión

    El cohecho y la corrupción dañan las instituciones democráticas y el gobierno de las empresas. Las empresas tienen un papel importante que desempeñar en la lucha contra estas prácticas. La OCDE lidera los esfuerzos a nivel mundial por crear unas condiciones equitativas para las empresas internacionales, a través de la lucha para eliminar el cohecho. Las recomendaciones de las Líneas Directrices se basan en el extenso trabajo que la OCDE ya ha realizado en este campo, siendo la Convención para Combatir el Cohecho en Servidores Públicos Extranjeros en Transacciones Comerciales Internacionales la más relevante.

  • VIII. Intereses de los consumidores

    Las Líneas Directrices exhortan a las empresas a que apliquen prácticas comerciales, de marketing y de publicidad justas y que garanticen la calidad y fiabilidad de los productos que ofrecen. Este capítulo se basa en el trabajo del Comité de Política del Consumidor y el Comité de Mercados Financieros de la OCDE, así como de otras organizaciones internacionales, incluida la Cámara de Comercio Internacional, la Organización Internacional de Normalización y la ONU.

  • IX. Ciencia y tecnología

    Este capítulo reconoce que las EMN son el principal canal de transferencia de tecnología a través de las fronteras. Su objetivo es promover la transferencia de tecnología a los países receptores y contribuir a su capacidad de innovación.

  • X. Competencia

    Este capítulo se centra en la importancia de que las EMN lleven a cabo sus actividades de manera coherente con todas las leyes y reglamentos vigentes en materia de competencia, teniendo en cuenta las legislaciones sobre competencia de todas las jurisdicciones en las que sus actividades puedan tener efectos anti-competitivos. Las empresas deben abstenerse de concluir acuerdos contrarios a la competencia, que socaven el funcionamiento eficiente de los mercados nacionales e internacionales.

  • XI. Cuestiones tributarias

    Las Líneas Directrices son el primer instrumento internacional sobre responsabilidad corporativa que abarca las cuestiones tributarias; este instrumento contribuye y se basa en una importante serie de trabajos sobre tributación, más específicamente el Modelo de Convenio Fiscal de la OCDE y la Convención Modelo de las Naciones Unidas sobre la Doble Tributación entre Países Desarrollados y Países en Desarrollo. Este importante capítulo abarca las recomendaciones tributarias fundamentales.

  • Para más información visite https://mneguidelines.oecd.org/

Debida Diligencia

La debida diligencia es un proceso que la empresa puede llevar a cabo para identificar y responder a impactos negativos reales o potenciales relacionados con sus propias operaciones, así como a lo largo de sus cadenas de suministro.

Para promover el cumplimiento efectivo de las Directrices, la OCDE ha desarrollado guías sectoriales que ayudan a las empresas a identificar y abordar los riesgos para las personas, el medio ambiente y la sociedad asociados a las operaciones comerciales, productos o servicios en sectores específicos. Las guías sectoriales establecen un marco de entendimiento común entre los gobiernos, las empresas, la sociedad civil y los trabajadores, sobre la debida diligencia para la conducta empresarial responsable, y permite a las empresas construir cadenas de abastecimiento resilientes, gestionar la incertidumbre e impulsar el valor a largo plazo.